Guía para entender las cerraduras multipunto

Guia cerraduras multipunto

La práctica totalidad de las puertas de seguridad instaladas actualmente confían en bloqueos multipunto. Las cerraduras multipunto son la solución ideal para el cierre de puertas principales, aumentando la seguridad del bloqueo y dificultando cualquier intento de intrusión por fuerza bruta.

A pesar de su gran popularidad, muchos propietarios conocen muy poco sobre cómo funcionan y los diferentes tipos de cierres multipuntos disponibles. Esta información puede ser particularmente útil cuando ocurren imprevistos, o cuando requieran mantenimiento o reemplazo.

En la siguiente guía te presentamos los aspectos generales sobre la construcción y el funcionamiento de cerraduras multipunto. También conocerás las diversas opciones que tienes para instalar uno de estos dispositivos en las puertas de tu hogar.

¿Necesitas ayuda con tus cerraduras?

En CerrajeroPRO podemos asesorarte si estás en Barcelona

Excelencia – Profesionalismo – Calidad

¿Qué es una cerradura multipunto?

Un sistema de cerradura de múltiples puntos asegura la puerta al marco bloqueándose en varios puntos al girar la llave. Esto en teoría aumenta el nivel de seguridad de la puerta, al aumentar la dificultad para separar la puerta del marco e incrementando su rigidez estructural.

Las cerraduras multipunto se operan desde una sola posición central, que activa pestillos y ganchos en todos los demás puntos de cierre. Desde el punto de vista de operación no se distingue de una cerradura tradicional mono-punto.

Los puntos de cierre pueden ser 3, 5, 7 o más. Y pueden estar ubicados tanto en el lateral (la mayoría), como en la parte superior, inferior o incluso en la zona de las bisagras. Los puntos están construidos de acero endurecido resistente a las herramientas de corte.

¿Cerraduras multipunto de embutir o sobreponer?

Esta es quizás la primera pregunta a las que se enfrenta un propietario que quiere instalar una cerradura multipunto. La elección de alguno de los sistemas depende enteramente de la puerta que tengas.

Las cerraduras de embutir se instalan en el canto de la hoja de la puerta, donde se realiza una perforación adecuada para que encaje el mecanismo (cajear la cerradura). Las puertas de seguridad, tanto blindadas como acorazadas, ya incorporan una cerradura multipunto embutida.

Las cerraduras multipunto de embutir suelen estar incluidas de fábrica con la puerta o instalarse después. Pero existen opciones para los propietarios que quieran evitar modificar mucho sus puertas.

Si tienes una buena puerta de madera que no tiene una cerradura multipunto tienes la opción de instalar una cerradura de sobreponer. Esta opción no requiere debilitar la hoja de la puerta retirando material, y es mucho más rápida y económica en ciertos casos.

La cerradura multipunto de sobreponer se instala normalmente por el interior, y puede tener la forma de una placa alargada (como las TESA Multifort) o de un bloque central con dos extensiones para cerrar contra el piso y la parte superior (Mottura).

En muchas situaciones las cerraduras de sobreponer multipunto refuerzan estructuralmente la puerta donde se instalan. Esto añade aún más resistencia al apalancamiento sin sustituir la puerta.

¿Cuántos puntos de cierre necesita la cerradura?

Una duda muy común entre los propietarios es cuántos puntos de cierre se consideran seguros para las puertas principales. Para esta pregunta no existe una respuesta única, y no debería tratarse de un factor de decisión para ningún propietario.

Existen muchos otros factores para evaluar la seguridad de la cerradura multipunto. Una cerradura de 3 puntos puede ser más segura que una de 9, dependiendo de los materiales, la calidad de la instalación y del diseño de la estructura y de los puntos.

Una sólida estructura del cerco y del marco, junto con una buena instalación, es mucho más importante para evitar un apalancamiento que el número de puntos de cierre.

Somos expertos en seguridad

¡Contáctanos! sea que necesites un bombin nuevo, servicios de apertura o asesoría

Bulones de compresión o ganchos (garfios)

El mecanismo por el que los puntos se traban contra el cerco puede también tener variaciones. Es común que el punto central (el más cercano al bombín de la llave) sea del tipo de compresión, mientras que el lateral superior e inferior sean de tipo gancho.

Los bulones de compresión son barras o cilindros de acero que se proyectan contra el cerco en forma recta cuando se pasan las vueltas de la cerradura. En cambio, los ganchos descienden sobre el cerradero en un solo movimiento.

Ambos tipos de puntos hacen muy bien su trabajo, pero en cerraduras automáticas y motorizadas se suelen preferir los ganchos al requerir menos energía para operar. Por el contrario, en cerraduras embutidas manuales o en cerraduras de sobreponer se prefiere el uso de bulones de compresión.

La importancia de elegir el bombín adecuado

El bombín de la cerradura, el lugar donde se inserta la llave, es uno de los dispositivos más importantes del sistema de seguridad. La elección del bombín adecuado es crucial para la seguridad de la puerta ante ataques de habilidad (ganzuado, bumping, impressioning) o de fuerza bruta (rotura del bombín).

En la actualidad, los cerrajeros profesionales solo recomiendan instalar cerraduras multipunto que admitan bombines de perfil europeo. Esto permite maximizar el número de opciones disponibles, pues es donde encontrará la mejor variedad de marcas y modelos.

Las cerraduras de gorjas (o borjas) ya no se recomiendan para ninguna aplicación, debido a la aparición de herramientas de decodificación que permiten obtener una llave funcional en minutos.

Los bombines europeos son, a día de hoy, la elección que mayor flexibilidad y seguridad brindará a su cerradura y a su puerta.

Cerraduras automáticas y motorizadas

Muchas cerraduras multipunto incluyen varios tipos de automatismos electrónicos y mecánicos para aumentar la seguridad y especialmente la comodidad de uso. Uno de estos es el cierre automático, que bloquea la puerta cuando la hoja está en la posición correcta, sin necesidad de pasar las vueltas de la llave

Esto suele hacerse mediante un sensor magnético que detecta que la puerta está dentro del marco y que activa dos o más puntos de cierre. Esta característica es útil para propietarios que olvidan pasar las vueltas al salir con prisas.

También existen cerraduras motorizadas, que incorporan un pequeño motor eléctrico que puede operar todos los puntos de cierre, o algunos de ellos. La activación puede realizarse mediante tarjetas de proximidad o transpondedores.

En caso de una falla eléctrica estas cerraduras multipunto motorizadas pueden operar como una cerradura mecánica tradicional, utilizando la llave.

error: Content is protected !!