Guía de mantenimiento de cerraduras oxidadas

Guia mantenimiento cerraduras oxidadas

Las cerraduras son una parte fundamental de la seguridad en casi todas partes; tanto en nuestras viviendas como en otros entornos. Nuestras casas, portones, autos, patios traseros, negocios y cobertizos son solo algunos de los lugares donde se pueden encontrar cerraduras.

La humedad y el frío son los principales enemigos de una cerradura. Pueden causar que el óxido y la herrumbre dificulten el uso de la misma. Las cerraduras y candados externos que se usan solo ocasionalmente suelen ser las principales víctimas.

Cuando el óxido se establece, es necesario actuar rápidamente y hacerle un mantenimiento correctivo para limitar los efectos perjudiciales del mismo.

¿Cómo identificar una cerradura oxidada?

Además del óxido que pueda verse desde el exterior, las cerraduras son susceptibles a la corrosión interna. Sabiendo esto, muchos fabricantes utilizan latones y bronces resistentes a la oxidación para la mayoría de las piezas de una cerradura.

¿Necesitas ayuda con tus cerraduras?

En CerrajeroPRO podemos asesorarte si estás en Barcelona

Excelencia – Profesionalismo – Calidad

Pero los resortes y algunas piezas internas se fabrican en diversas aleaciones de acero, no siempre resistentes a la corrosión.

Por esta razón es importante saber identificar si una cerradura requiere mantenimiento. La primera señal es, por supuesto, la herrumbre exterior. En candados y cerraduras de sobreponer esto puede resultar bastante evidente.

Pero si al insertar la llave o al girarla sientes excesiva resistencia, o no se mueve en absoluto, podría estar también oxidada internamente y requerir un mantenimiento mayor.

Es fundamental que sepas que no siempre es posible recuperar la funcionalidad de la cerradura. Si no es posible desbloquear la cerradura, es necesario llamar a un cerrajero que seguramente te sugerirá un reemplazo.

¿Cómo limpiar una cerradura oxidada externamente?

La remoción del óxido externo se puede realizar con un removedor químico de óxido. Opcionalmente necesitarás un protector contra el óxido (como un recubrimiento anticorrosivo) para pintarla posteriormente.

Si el cilindro no se puede quitar, es posible eliminar el óxido de toda la carcasa de la cerradura en unos pocos pasos. Comienza protegiendo la puerta colocando cinta protectora en los contornos que se juntan con la puerta.

También protege la bocallave del cilindro para evitar dañarlo con el removedor químico. Sumerge el pincel en el removedor y aplícalo en la parte exterior de forma homogénea. Déjelo actuar durante al menos 10 minutos.

Usando un cepillo de alambre raspa las partes dañadas de la carcasa para eliminar los residuos atacados por el removedor. Cepilla la carcasa haciendo pequeños círculos para eliminar todo el óxido y alisar la superficie tanto como sea posible.

Limpia con un paño seco el exterior y retira la cinta protectora. Una vez que el óxido ha sido eliminado es necesario tratarla y mantenerla regularmente para evitar que aparezcan otros rastros de óxido con el tiempo.

Somos expertos en seguridad

¡Contáctanos! sea que necesites un bombin nuevo, servicios de apertura o asesoría

Puede utilizar una pintura apropiada para superficies metálica para hacer que el recubrimiento sea más resistente a la humedad. Recuerda proteger adecuadamente las partes móviles antes de pintar el exterior. Las protecciones solo deben quitarse cuando la pintura está bien seca.

¿Cómo limpiar el óxido del interior de la cerradura?

Una cerradura oxidada internamente puede no operar en absoluto o hacerlo con gran dificultad. Utilizar soluciones químicas de limpieza no es una opción porque pueden atacar los delicados componentes internos y no se puede garantizar su eliminación posterior.

La mayoría de los cerrajeros recomendarán una sustitución en estos casos. Sin embargo, es posible recuperar la funcionalidad de la cerradura, al menos durante el tiempo suficiente para planificar el cambio.

Los aceites penetrantes, como los que se utilizan para aflojar tornillos, pueden ser utilizados para desatascar cerraduras y bombines trabados. Solo tienes que aplicarlo abundantemente y dejar actuar durante al menos una hora.

Luego puedes utilizar la llave o la perilla para aflojar los restos de óxido mientras vuelves a aplicar aceite para que sean arrastrados. Toma en cuenta que se trata de un arreglo temporal, puesto que el aceite penetrante remueve toda la lubricación interna del cilindro.

Ten a mano un lubricante de grafito seco o en base silicona para mantener en buen estado de operación sus cerraduras. Pero si la cerradura ha tenido óxido en su interior, nuevamente le recomendamos la sustitución inmediata.

Evitar que las cerraduras se oxiden

El mejor mantenimiento es el preventivo. Cuando una cerradura se oxida, sus componentes internos pueden dejar de moverse, causando que la cerradura falle. Mantener la cerradura libre de óxido interno y externo puede ayudarle a mantener la seguridad en su hogar y negocio.

Evitar óxido en candados exteriores

Muchos propietarios de casas y negocios usan candados en sus cercas, cobertizos y otros edificios al aire libre. Con el tiempo, se puede desarrollar óxido en estos candados.

La acumulación de óxido dificulta la apertura de los candados y también puede facilitar a un ladrón la tarea de romper el candado y acceder a tus pertenencias.

Si el candado estará sin utilizar por mucho tiempo, recúbralo de lubricante para cerraduras o polvo de grafito. También se utilizan los lubricantes para armas de fuego. Esto evitará por unos meses que los mecanismos internos sufran corrosión por efecto de la intemperie.

Usar las cerraduras con frecuencia

Usar la cerradura al menos una vez por semana puede mantener a raya la acumulación de óxido. La acción de usar la llave en la cerradura puede hacer que se desprendan pequeños trozos de óxido antes de que impidan el movimiento.

Inspeccionar con frecuencia la cerradura, y tomar medidas correctivas, evita que la acumulación de óxido llegue al punto en que la sustitución de la cerradura sea la única opción.

Use un lubricante para cerraduras

Se puede aplicar un spray de silicona a las cerraduras de exteriores aproximadamente una vez al mes. Estos lubricantes crean un sello protector que evita que el hierro de la cerradura entre en contacto con el aire.

Después de rociar la silicona, cierre y abra la cerradura varias veces. Estas acciones distribuyen la silicona por todo el interior de la cerradura. Pulveriza también la zona del cerradero, para protegerla de la humedad.

Limpiar las cerraduras de polvo

En ciertas zonas el viento puede llevar arena, polvo y otros desechos a que penetren en la cerradura. La arena puede inutilizar el mecanismo de un bombín en muy poco tiempo.

Para evitar esto utilice una lata de aire comprimido para limpiar estas partículas de la cerradura. Haga esto una vez al mes, y podrás disfrutar del buen funcionamiento de tu cerradura durante muchos años.

error: Content is protected !!